¿Puede una empresa librarse de su mala imagen en la Red?

markus-spiske-666904-unsplashHay compañías que se han visto salpicadas, en algún momento, por noticias negativas. Escándalos, comentarios dañinos y opiniones perjudiciales pueden deteriorar un negocio de forma considerable, por lo que el objetivo de estas empresas es desprenderse de esta connotación que va asociada a su nombre.

¿Las empresas tienen derecho al olvido? Podemos verlo desde un punto de vista subjetivo y decir que sí, porque todo puede cambiar, ¿no? Lo que antes no era bueno, ahora puede serlo (o viceversa) pero, siendo objetivos, en la era de la información resulta complicado que se borre toda huella negativa en la Red. Cada vez hay más fuentes de información y canales de comunicación por lo que dificulta la tarea de hacer desaparecer algo en Internet.

Además, las leyes actuales protegen más a los ciudadanos que a las empresas que quieren borrar su rastro. Si tú, como particular, quieres acabar con información propia en Internet porque consideras que te perjudica en tu vida personal y/o profesional, probablemente acabes ganando el litigio, pero si eres una persona jurídica, una empresa, lo más habitual es que te suceda todo lo contrario.

Una compañía no puede borrar, por ejemplo, la información pública de páginas oficiales o aquella que pertenece al Registro Mercantil. Tampoco podemos borrar aquellas noticias que han tenido un impacto social. Es el caso de la terrible explosión de un camión cisterna que acabó con la vida de 200 personas en el Camping Los Alfaques, en Tarragona. Su página web aparece después de una larga lista de noticias recordando el trágico accidente. Pusieron una demanda pero perdieron. Los buscadores de Internet seguirán mostrando esas informaciones aunque no queramos.

A veces, encontramos casos como el del Restaurante Sol D’Or, en Girona, que fue atacado por un grupo de independentistas este verano. Su dueño aparece en numerosas noticias únicamente al escribir el nombre del lugar en Google. En este caso, le ha venido bien esta “publicidad” pero, con el paso del tiempo, puede volverse en su contra y será muy complicado borrar ese rastro.

Pese a las dificultades para eliminar las reseñas negativas en Google, hay tareas que podemos hacer. La más significativa, es mejorar el SEO de nuestra web, ya sea por la vía técnica y de generación de contenido. También estrategias SEM y, sobre todo, recurrir a acciones de comunicación efectivas y positivas que reemplacen a las referencias negativas. Todo ello, para contrarrestar estos puntos negativos, generar una imagen mejor y posicionar a la compañía en la Red de tal manera que en los buscadores aparezca lo positivo antes que lo perjudicial.