¿Para qué nos sirven los #Hashtags?

nordwood-themes-359015-unsplash

Los hashtags o etiquetas de datos se usan para agrupar y categorizar contenidos relacionados con un mismo asunto en las redes sociales. Son, sin duda, un complemento importante y necesario a la hora de elaborar una estrategia de Marketing Digital para una empresa y su marca.

Esta técnica de las palabras y frases que van precedidas del símbolo almohadilla (#) lleva utilizándose en las redes sociales desde 2007. ¿Sabías que la primera persona en utilizarla fue un ex empleado de Google? Ahora está por todas partes: en Twitter, Facebook e Instagram es algo muy habitual y en LinkedIn ya se están empezando a usar.

Aunque parece una tarea fácil, nada más alejado de la realidad. Debemos elaborar una buena estrategia previa antes de poner etiquetas a las publicaciones en redes. Un buen plan puede marcar la diferencia y permitir que se alcancen los objetivos marcados. Así, los hashtags no deben emplearse de manera aleatoria, sino que deben estar cuidadosamente seleccionados, diseñados y perfectamente alineados con la estrategia de comunicación en todos sus aspectos, creando sinergias con las ideas de fuerza que se quieren transmitir.

Los objetivos de las etiquetas pasan por:

  • Que reconozcan una marca.
  • Aumentar la visibilidad de contenidos.
  • Difundir y promocionar eventos.
  • Aumentar la comunidad.
  • Mejorar el engagement.
  • Monitorizar las publicaciones.
  • Aumentar el tráfico web.

Cada vez que añadimos una etiqueta a una publicación esta puede ser indexada por la propia red social. De esta forma, ayudamos a los usuarios a encontrarla.

¿Cómo dar con el hashtag ideal?

Uno de los primeras pasos que hay que dar para encontrar los hashtags adecuados, es la realización de un estudio previo del sector en el que nos movemos. Por ejemplo, es importante analizar qué etiquetas utiliza la competencia, sobre todo si llevan más tiempo activas que la marca que se quiere potenciar.

Otro de los puntos clave son los Trending Topics (TT), aunque hay que tener en cuenta que deben guardar relación con la marca o producto que se quiere promocionar. Los TT ayudan a generar mayor tráfico en las cuentas y perfiles que los emplean, pero tiene que ser un tráfico de calidad. Además, podemos adelantarnos a fechas y eventos señalados para crear etiquetas. Aunque hay muchos acontecimientos que no se pueden predecir, otras fechas, a nivel mundial o local, ya tienen sus propios hashtags. Es el caso de #Halloween, #Navidad, o el #DíaMundialContraelCáncer. De esta forma, podemos adherir nuestra estrategia para estas fechas señaladas en el calendario mediante acciones concretas.

También es importante destacar que dependiendo de la red social que utilicemos, emplearemos más o menos hashtags. Por ejemplo, está comprobado que en Facebook y en Twitter se obtiene más engagement cuando incluimos menos de tres etiquetas en una publicación. En cambio, en Instagram podemos usar hasta 30 hashtags y lo ideal suele estar entre diez y quince etiquetas para que las redes no consideren que se trata de spam.

Como norma general, hay que utilizar hashtags cortos y fáciles de recordar, relevantes para nuestro público objetivo y que definan el contenido de la publicación. No hay que buscar ser el más original y creativo, sino que hay que utilizar los hashtags más populares y crear alguno que defina la marca y que llegue a ser compartido por muchos más perfiles.

Gracias a los hashtags podemos dirigir el mensaje a un público específico. Es decir, la gente que dé con las publicaciones será el público al que se quiere llegar, nuestro público objetivo.