Cómo hablar ante los medios en una rueda de prensa

photo-1544531586-fde5298cdd40

Hablar delante de medios de comunicación requiere de una preparación previa, sobre todo, si es la primera vez que se hace o si no se tiene mucha experiencia anterior. No solo hay que saber dar el speech correspondiente para que todos nos entiendan sino que hay que estar preparado para responder a las preguntas que hagan los periodistas. Son precisamente estas preguntas las que suelen asustar más a los conferenciantes.

A veces hay que “improvisar” alguna respuesta, pero la mayoría de las preguntas se pueden prevenir y hay que intentar no dejar nada al azar. Las consultoras de comunicación están acostumbradas a lidiar con periodistas en su día a día y tienen conocimientos sobre los temas que más les interesan. Por eso, dejarse aconsejar y apostar por una buena planificación es clave en estas situaciones. El miedo a quedar en evidencia y que eso se propague por los medios es difícil de quitar, pero hay formas de ir más seguro a una rueda de prensa.

El departamento de prensa o agencia de comunicación será la encargada de preparar el discurso, junto con un cuestionario que incluya posibles preguntas de periodistas y las respuestas que deberían darse en cada caso.

Las claves:

  • Tener muy claro el mensaje principal que se quiere transmitir y repetirlo sucesivamente a lo largo de la rueda de prensa, pero sin resultar redundante y acompañado de otros argumentos de valor que sostengan esa idea principal.
  • Evitar explicaciones muy técnicas porque no todos los periodistas serán expertos en esa materia. Preparar explicaciones sencillas que no den lugar a malinterpretaciones.
  • Mantener una imagen de persona segura, confiada y natural para mostrar la mayor transparencia posible ante los medios y que el discurso sea convincente.
  • Si se quiere puntualizar algo, es mejor hacerlo cuanto antes y no esperar al turno de preguntas porque podemos esperar que los periodistas nos pregunten por eso en concreto y no ser así.
  • En las preguntas difíciles no hay que ponerse nervioso y lo mejor es no dar muchas vueltas, una respuesta clara y concisa es la clave en estos casos, evitando palabras negativas y que estén a la defensiva.
  • Si no se sabe la respuesta a una pregunta, es mejor reconocerlo e intentar facilitar más tarde esos datos cuando estén corroborados.

Es imprescindible ensayar antes de la comparecencia sobre todo en situaciones de crisis corporativas porque los medios de comunicación analizarán cada palabra y gesto del orador. Las radios captarán nuestras palabras y el tono de voz puede ser decisivo para dar un enfoque u otro, pero las televisiones toman imágenes y eso puede poner más en evidencia que algo no va bien.