Cómo elaborar un buen mensaje radiofónico

elrey

Enfrentarse a un micrófono por primera vez es complicado y comunicar de forma eficaz requiere de una preparación previa. En radio, puede haber dos tipos de entrevistas: aquellas que se hacen como falso directo y de las que solo se extraen ciertas frases para dar sentido a una pieza radiofónica; y las que se hacen en riguroso directo.

Tanto en el primero como en el segundo caso, la persona entrevistada necesita tener en cuenta ciertas pautas:

  1. Conocer en profundidad el tema del que se va a hablar. Los periodistas han preparado antes el asunto a tratar y llevarán preguntas estudiadas que esperan sorprender al entrevistado. Por eso, hay que dominar el tema e, incluso, anticiparse a preguntas comprometidas.
  2. Vocalizar. La radio es un medio de comunicación que no siempre tiene buena cobertura, y puede haber interferencias. Por ello, es necesario vocalizar bien para que se entienda el mensaje. Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de veces no podremos repetir y corregir nuestras frases porque estaremos en riguroso directo.
  3. Frases cortas. Emplear pocas palabras, elaborando frases sencillas pero con sentido, es la mejor estrategia a seguir para comunicar nuestro mensaje de manera eficaz. Cuando se dan muchas vueltas al mismo tema, se puede entrar en un bucle del que es difícil salir después.
  4. Nada de improvisación. Cuando se improvisa, se puede caer en el uso de muletillas. Al hablar, solemos repetir ciertas frases y palabras que en un lenguaje coloquial pasan desapercibidas. Si estamos en la radio, puede hacernos parecer inseguros y poco creíbles.
  5. Usa los silencios a tu favor. Aunque pueda parecer que un silencio es un vacío, es importante saber utilizarlos y manejarlos para que de una imagen de misterio, sosiego y/o cambio de tema.
  6. Cuidado con los ruidos. En la radio, los ruidos son muy sensibles. Tanto si se hace una entrevista por teléfono mientras se va conduciendo o estás en casa o en la oficina, como si se está realizando desde el estudio de grabación, los papeles, u otras personas que tengamos cerca pueden jugarnos una mala pasada.

Además de seguir estas pautas es importante saber que cuando se hace una entrevista en radio hay que imaginar que estamos hablando con una sola persona. Un error muy común es creer que nos estamos dirigiendo a un público amplio y, aunque es cierto, ese público espera cercanía y no mensajes sobreactuados. Por ello, es necesario hablar con el entrevistador como si mantuviésemos una conversación normal evitando mensajes que parezcan prefabricados.